RESTAURACIÓN DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO. Primera fase. Hermandad de Nuestro Padre Jesús. Palos de la Frontera (Huelva)

 

RESTAURACIÓN Y NUEVA CORONA DE ESPINAS PARA LA IMAGEN DE JESÚS NAZARENO. HERMANDAD DEL STMO. CRISTO DE LA SANGRE. IGLESIA DE SAN JORGE. PALOS DE LA FRONTERA, HUELVA.

              Cotitular de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y Nuestra Señora de los Dolores de Palos de la Frontera, la imagen de Jesús Nazareno, que procesiona por las calles del municipio cada Jueves Santo, es una escultura anónima de principios del siglo XVIII, de tamaño académico (1,5 m.) Esta hermosa imagen, fue restaurada en 1988 por Joaquín Moreno Daza, quien le otorgó mayor altura y talló nuevas manos. En 2000 fue restaurada por Proarte.

1ª Fase de Restauración (noviembre 2012-enero 2013)

            Tres han sido los meses durante los cuales fue sometida la imagen de Jesús Nazareno a una primera fase de intervención restauradora y adaptación de nuevos elementos, tales como: nueva corona de espinas, cruz procesional, nuevo juego de potencias y monte empedrado.

            Tras una inspección visual y la obtención de un estudio radiológico de la talla, le fueron diagnosticados diferentes daños que requerían de una intervención tanto a nivel estético como estructural.

            En cuanto al soporte, la escultura presentaba una fractura en el dedo índice de la mano derecha, gran presencia de clavos y elementos metálicos, además de espigas de madera embutidas en el cuerpo que producían un levantamiento de la preparación y la encarnadura. A ello se suman multitud de pequeñas fisuras que recorren distintas partes del cuerpo, muchas de ellas producto de desafortunadas intervenciones realizadas en el pasado.

             A nivel de la preparación, la imagen del Cristo presentaba lagunas en cabello, peana, tronco, abdomen y talón derecho, producto de la manipulación, el roce de la cruz y los alfileres empleados para fijar sus vestiduras.

            La superficie pictórica revelaba lagunas en las zonas antes citadas, así como multitud de repintes que desvirtuaban el modelado,  localizados mayoritariamente en las manos. A ello se sumaba la oxidación de los barnices aplicados en el pasado, los cuales presentaban un visible amarilleado y opacidad. En cuanto a las acumulaciones de suciedad, éstas estaban localizadas principalmente en pies y manos.

            En esta primera fase de restauración efectuada desde principios del mes de noviembre de 2012 hasta finales de enero de 2013, la imagen fue sometida a las siguientes intervenciones:

Consolidación de la fractura localizada en el dedo índice de la mano derecha.

-  Eliminación de la pletina y espárrago de metal, que servían para atornillar la cruz a la imagen. Este elemento metálico fue sustituido por otro inoxidable, que a diferencia del anterior, permite la extracción del espárrago a la hora de exponer al Cristo sin cruz.

-  Eliminación de los casquetes primitivos de las potencias y obturación de los conductos, para abrir nuevos orificios, dos centímetros más retrasados que estos.

Limpieza de la suciedad presente en las manos y eliminación de aquellos repintes que desvirtuaban su modelado. A solicitud de la junta de gobierno, le fueron añadidos regueros de sangre semejantes a los presentes en la cabeza y pies de la imagen. Para ello se empleó una técnica pictórica reversible.

-  A nivel de la preparación y la policromía, se procedió al sellado de las lagunas de estuco localizadas en el cabello y se reintegró también con técnica pictórica reversible, el color en las pérdidas antes citadas.

            Además de las intervenciones acordadas contractualmente, se efectuó una reintegración de las lagunas localizadas en la peana y la cruz de camarín, así como la oclusión de los agujeros de fijación con el antiguo perno del hombro. También le fue incorporado un vástago metálico que a nivel del abdomen, el cual sustenta a la imagen fijándola a la peana, reduciendo de esa forma el peso que recae sobre los delgados tobillos del Cristo.  El anclaje de dicho elemento metálico se halla oculto en el interior de una piedra móvil, que posibilita su manipulación.

            Aparte de la intervención restauradora, se aprovechó la presencia de la talla en el estudio, para la realización de una corona de espinas tallada, que se pudiera adaptar al modelado de la cabeza, con el fin de potenciar los volúmenes y expresividad de ésta.

            Para concluir, quisiera agradecer a la junta de gobierno su confianza depositada en mi trabajo. Han sido tres meses en los que he disfrutado de la presencia de esta bella e interesantísima imagen del Nazareno, de la cual emanan un sentimiento y solemnidad incuestionables. En ella siguen presentes las huellas de algunas intervenciones efectuadas en el pasado, que han desvirtuado partes de su anatomía; sin embargo no han conseguido borrar los caracteres que definen su gran calidad en el modelado de rostro y pies. Dicho esto, considero primordial salvaguardar este patrimonio, para que aquellos que contemplen esta bella imagen de Jesús en el futuro, sigan conmoviéndose con su expresión de honda tristeza.

Fotogalería: RESTAURACIÓN DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO. Primera fase. Hermandad de Nuestro Padre Jesús. Palos de la Frontera (Huelva)

Contacto

RAFAEL MARTÍN HERNÁNDEZ Escultor Imaginero y Restaurador, Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla Mairena del Aljarafe 607-542-112 escultor.rafael@gmail.com